Los sistemas biométricos por voz, por huella dactilar, reconocimiento de iris o reconocimiento facial son algunos de los más utilizados hoy en día para la identificación, el reconocimiento y el control de accesos. Los sistemas de control de acceso utilizan la tecnología biométrica no sólo por su reconocida eficacia y seguridad sino también, entre muchas otras razones, porque es trasversal, esto es, apta para su utilización en todo tipo de sectores y tipos de empresa (oficinas, consultoría, retail, restauración, hostelería, construcción, automoción…).

Control de acceso biométrico

Diferentes biometrías para distintos usos:

Biometría mediante huella dactilar

La biometría mediante huella dactilar es una de las tecnologías que más recorrido y madurez tiene. El funcionamiento consiste en un aparato de identificación que digitaliza el dedo del empleado y captura la imagen de la huella. Se aplica principalmente para la gestión del tiempo de los empleados y el control de la hora de entrada y salida de los mismos. .

Control de acceso por reconocimiento de iris

Una de las biometrías más seguras y complejas es la biometría de reconocimiento de iris, aunque también es una de las tecnologías más caras de contratar. El sistema de verificación captura la estructura del iris y registra la información en una base de datos. Este tipo de sistemas se utiliza ya en algunos hoteles: en el hotel Nine Zero (Boston, EEUU) se utiliza esta tecnología para reconocer a los huéspedes que acceden a la suite principal.

Sistema de reconocimiento facial

El sistema de reconocimiento facial es una de las biometrías más cómodas, rápidas y fiables también. Se utiliza ya en algunos hospitales por una poderosa razón: al ser un lugar en donde la higiene y la esterilidad tienen una gran importancia, la biometría facial facilita el control de acceso sin utilizar las manos para identificarse lo que resulta muy útil a la hora de entrar en quirófanos o en laboratorios.

Control de acceso biométrico mediante la voz

Y finalmente llegamos a “la joya de la corona”: la voz. Es una de las tecnologías biométricas que más crecimiento está experimentando por el creciente protagonismo en diferentes ámbitos tecnológicos (AI, Internet de las cosas… etc).

En lo que nos ocupa, el reconocimiento de voz para el control de acceso es una potente alternativa muy fácil de implementar y con total robustez y garantía de seguridad. Para su eficacia, el software toma varias muestras de voz y crea una ‘huella vocal’ una marca de identidad única e intransferible de cada individuo.

Además del nivel de seguridad, el coste es menor al de otras biometrías y sus aplicaciones son múltiples y variadas en diferentes sectores. Te invitamos a conocer más en profundidad los casos de uso y las bondades que ofrece la biometría de voz para el control de acceso biométrico aquí . ¡Que no te lo cuenten!