biometría de voz

“Oye Siri, envíale un mensaje a mi hermano”, “Ok Google, llévame a casa”. Éstas son algunas de las frases que cada vez más podemos escuchar en nuestro entorno desde el boom de los asistentes por voz. Nombres como Siri, Alexa o Cortana ya nos resultan familiares dado que han alcanzado una gran popularidad en los últimos años; pero ¿son infalibles? y más importante aún: ¿son seguros? Hoy te lo contamos en nuestro blog ¡sigue leyendo!

 

Asistentes por voz: suspenso en seguridad

Es innegable que es una suerte contar con unos ayudantes virtuales que están a nuestra total disposición las 24 horas del día. De hecho, ya no sólo podemos comunicarnos con ellos a través de nuestros smartphones, tablets y ordenadores, ahora también están empezando a comercializarse altavoces inteligentes como Google Home, Amazon Echo, o Apple Homepod (cada uno con su asistente por voz estrella) con el objetivo de crear hogares con domótica. Sin embargo, pese a todos los avances que se han conseguido en este campo y la cantidad de ordenes por voz que estos asistentes son capaces de procesar y ejecutar, aún existe un punto débil en ellos y es la cuestión de la seguridad.

La suplantación de identidad es extremadamente fácil en este tipo de dispositivos ya que, si bien pueden reconocer comandos vocales, no son capaces de distinguir la identidad del hablante a través de su voz.

 

Comprar con la voz ¿estamos seguros?

Pongamos el ejemplo del altavoz inteligente Amazon Echo; una de las funcionalidades que más se ha promocionado de este dispositivo es la opción de realizar compras por voz en la web de Amazon a través del asistente virtual Alexa. No obstante, a día de hoy son muy pocos los usuarios que recurren a los comandos por voz para adquirir algún producto o servicio ofertado por la compañía. Y es que la forma que tiene Alexa de garantizar la privacidad es solicitar un código por voz (totalmente opcional) de cuatro dígitos antes de proceder a gestionar la compra, una medida de seguridad muy pobre cuando hablamos del acceso a nuestra tarjeta de crédito a través de un dispositivo que no es capaz de distinguir la identidad del hablante.

 

¿Se puede mejorar la seguridad en los asistentes por voz?

La respuesta es muy sencilla: sí, con la biometría de voz. Recordemos que estos asistentes virtuales son capaces de almacenar una gran cantidad de datos e información privada que no debería estar al alcance de cualquier persona. Es por ello que, para garantizar la seguridad y privacidad de los usuarios, la mejor opción es contar con tecnología que permita la identificación y verificación mediante voz.

 

¿Cómo funciona la biometría vocal?

Cada hablante posee lo que se conoce como huella vocal única. Los avances en el campo de la biometría vocal han permitido desarrollar sistemas de comprobación de identidad que hacen posible comparar una muestra de voz con la huella vocal única de un hablante con el objetivo de verificar si se trata de la misma persona o no. Si integrásemos esta tecnología con los asistentes por voz, nos aseguraríamos de que estos ejecutasen sólo aquellas ordenes procedentes de un hablante identificado y verificado, evitando así el fraude y la usurpación de identidad.

En definitiva, sabemos el gran potencial que Siri, Alexa o Cortana tienen hoy en día y los numerosos beneficios que ofrecen a sus usuarios. No obstante, a pesar de todos los avances recientes, la seguridad es aún una asignatura pendiente para los asistentes de voz, algo que podría solucionarse con la biometría de voz.

En Biometric Vox contamos con una potente herramienta de identificación mediante la voz, con el máximo nivel de seguridad y en cuestión de segundos: CheckVox. Si quieres más información puedes descargarte de forma gratuita nuestro White Paper sobre biometría de voz.