FirVox, designación de abogado y RGPD: la fórmula legal perfecta

Firma por voz

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

«De acuerdo Señor Pérez, se va a realizar la firma para designarnos como abogado particular en reclamación de su accidente de tráfico. Por su seguridad y consentimiento, registraremos sus datos personales y usaremos su voz para identificarlo legalmente. Por favor, diga «sí» para continuar y firmar electrónicamente».

De esta sencilla manera muchas empresas están utilizando ya la biometría de voz para digitalizar los procesos de designación de abogado y RGPD a sus clientes. Un proceso seguro y totalmente legal, realizado con FirVox, que impulsa la experiencia de usuario y ahorra tiempo y costes. 

Designación de abogado

El poder para pleitos es el acto o documento por el cual se otorga la representación al abogado o procurador. Se facultan para que realice válidamente en nuestro nombre todos los actos relativos a la tramitación del expediente. Con una cesión de poderes,  podemos otorgar a alguien poderes para que nos represente en cualquier situación o hacerlo acotado a un acto jurídico concreto, como firmar el contrato de compra de una casa, reclamar un accidente de tráfico u otras situaciones.

Existen tres métodos para designar a tu abogado/a y/o procurador/a en un procedimiento judicial:

  1. El primero consiste acudir al Juzgado cuando este te cite, es un procedimiento que ralentiza el procedimiento y añade tareas administrativas innecesarias.
  2. El segundo es acudir a un Notario para realizar allí el apoderamiento. Es un procedimiento que conlleva varios trámites  y que tiene un coste económico.
  3. El tercer método consistente en designar a tu abogado a través de una firma electrónica avanzada, como FirVox, a través de la voz.

RGPD

El Reglamento general de protección de datos (RGPD) define consentimiento como «la manifestación de voluntad libre, específica, informada e inequívoca por la cual el interesado acepta, mediante una clara acción afirmativa, el tratamiento de sus datos personales» (art. 4.11). El consentimiento es la primera base legal por la cual las empresas y las organizaciones pueden legitimar el tratamiento de los datos personales. Para valorar si el consentimiento es otorgado de una manera válida, tenemos que considerar las cinco características que determina el mismo artículo:

  1. Libre: no se puede otorgar bajo engaño, amenazas o coacciones.
  2. Específico: se da para un tratamiento determinado.
  3. Informado: la solicitud del consentimiento debe tener todos los requisitos que establece la RGPD y tiene que determinar quién es el responsable, que tratamiento hará de los datos, qué derechos incluye, etc.
  4. Inequívoco: el responsable debe poder demostrar que el consentimiento obtenido es válido y que dispone del visto bueno del titular de los datos.
  5. Acción positiva: el silencio, la inactividad o el uso de casillas pre marcadas son inválidos. En el ámbito electrónico, el consentimiento puede darse escribiendo un correo electrónico, rellenando un formulario, proporcionando un documento escaneado o utilizando la firma electrónica avanzada.

Nuestra solución de firma por voz FirVox cumple con el reglamento eIDAS, que regula en toda la Unión Europea los medios de identificación y los servicios de confianza para transacciones electrónicas; es decir, un contrato firmado por voz mediante FirVox tiene plena validez jurídica. Además, no requiere dispositivos especiales, reduce el consumo de papel y puede realizarse cuando el firmante quiera y desde cualquier lugar, evitando desplazamientos.

Descubre más artículos